¿Sabes si tienes un perro autista? Aquí tienes algunos síntomas

ofertas de piensos para perros
perro autista

El hecho de que pueda haber un perro autista, se ha convertido en uno de los debates más intrigantes en la comunidad canina.

Algunos campamentos lo reconocen como una condición de buena fe. Otros se muestran reacios a etiquetar el comportamiento autista como autismo en sí.

Mientras que el comportamiento puede ser un tema de debate, hay muchas razones para creer que existe el autismo canino.

El caso científico para el autismo

Un estudio reciente sobre el cerebro de los perros ha concluído que el autismo puede existir en el mundo canino.

Piensan que la condición se debe a la falta de neuronas espejo en la mente canina.

Debido a que es una condición bastante rara, la mayoría de los veterinarios prefieren referirse a esta como un comportamiento disfuncional del perro, en oposición al autismo.

Los estudios también concluyen que la enfermedad es idiopática. Es decir, que su causa es desconocida.

También se ha determinado que esta condición es congénita, lo que significa que los perros nacen con ella. No pudiendo desarrollarla con el tiempo.

Esta última determinación ha servido para creer que el autismo es algo que el perro puede heredar de un pariente.

Además, hay otros estudios que indican que un perro puede heredar autismo si sus parientes han estado expuestas a diferentes toxinas.

Los estudios también apuntan a parientes que recibieron vacunas innecesarias, como una causa potencial a esta condición. Estos estudios concuerdan en que dicha noción de sobre vacunar a un perro puede ser una práctica peligrosa.

 

¿Cómo saber si tienes un perro autista?

Podría ser un reto difícil de averiguar si tu perro tiene autismo.

Los síntomas de esta enfermedad están principalmente relacionados con el comportamiento, incluyendo acciones que pueden parecer obsesivas o compulsivas en la naturaleza.

Por ejemplo, es posible que veas un comportamiento complejo, una especie de ritual. que tu perro que repite como una rutina diaria.

Aspectos en el comportamiento de un perro que podría ser signos de autismo

Algunos de los indicadores detrás del autismo canino son bastante parecidos a los síntomas que se presentan en el autismo que tienen las personas.

Estos síntomas están presentes al nacer – no es sorprendente ya que la condición es congénita. Sin embargo, puede que no sea reconocible o pronunciado hasta que el perro se hace mayor.

Una interacción social torpe puede ser el principal indicador de que un perro tiene autismo.

Esta sensación de incomodidad y malestar puede manifestarse con otros perros o incluso con su dueño.

Las señales de advertencia asociados con este síntoma incluyen escasas interacciones sociales y una falta de voluntad de llegar hasta a ti.

El que un perro no pueda expresar adecuadamente sus emociones, también podría ser un signo predominante de autismo.

Este no es un rasgo universal en los perros autistas. Pero algunos de los perros que tienen esta condición, no son capaces de comunicarse de manera sucinta. En algunos casos, podrían simplemente permanecer parados, sin emoción alguna.

Un perro autista también puede tener dificultades a la hora de mostrar algún signo de entusiasmo o energía durante largos periodos de tiempo.

Mientras que la mayoría de los perros se cansan después de estar un tiempo inactivos. Los perros que tienen autismo pueden quedarse parados por bastante tiempo. Esto puede ser un poco más fácil de detectar si la raza de tu perro es muy activa.

que hacer con un perro autista

¿Hay algo que puedes hacer por tu perro con autismo?

Aún no existe una cura para el autismo. Sin embargo, si sospechas que tu perro sufre de autismo canino, puedes llevarlo al veterinario.

A pesar de que tu veterinario pueda ser reacio a hacer referencia a dicha condición como autismo, es posible que te recomendarte diversas terapias o tratamientos que podrían ayudar a tu perro a sobrellevar su condición.

Incluso si su perro no puede expresar sus emociones correctamente, es importante que le des bastante amor y atención. Puede que no sea capaz de devolverte todo el cariño. Pero por lo menos hará que se sienta seguro e protegido, lo cual es de suma importancia para un perro con autismo.

También deberías de mantener al mínimo los cambios en la vida y rutina de tu perro autista, ya que puede tener ciertas dificultades para superarlos.

Es duro, pero también es un acto noble

Ser el dueño de un perro autista puede ser difícil y lleno de desafíos.

Sin embargo, también es un acto noble el cuidar a un perro con esta condición.

Por encima de todas las dificultades que puedan surgirte en esta situación, el saber que le estás proporcionando el amor y afecto que necesita, ya es algo os hace a los dos especiales y que merezca la pena.

Recuerda nuestro lema, se el mejor dueño del mundo para tu perro.

ofertas de piensos para perros